Hace unos días escribía sobre el móvil de los hijos.

 

Hoy me gustaría reflexionar sobre el móvil de los adultos y el uso que se hace en familia de este dispositivo.

 

Una amiga me ha escrito, explicando:

 

«Era el sábado pasado en un restaurante de Barcelona, en la mesa contigua a la mía, se sienta una familia de madre, padre y dos hijos de 5 y 7 años. Los padres piden, les sirven la comida y entre platos, los respectivos sacan sus móviles del bolsillo. Cada uno empieza a escribir, en algún momento pensé que se estaban dando indicaciones sobre los hijos, pero no.

Llegan al segundo plato, siguen comiendo, móviles al lado del plato, el único dialogo de la familia era para indicar a los hijos que debían comer.

Finalmente, ya en el postre, se encuentran en la misma escena, los padres no se dirigieron la palabra durante toda la cena, los hijos al terminar, empezaron a jugar entre ellos, las llamadas de atención de los padres a los hijos fueron constantes, eso sí, los adultos, sin apenas levantar la cabeza de sus móviles.

Detecté  que ambos estaban con sus respectivos WhatsApp, un grupo o varios grupos a la vez?  quien sabe!

Indudablemente, el caso que se hicieron los cuatro, fue nulo. Los hijos se estiraban en la silla, cansados y aburridos, se tiraban trozos de papel entre ellos, intentaron entretenerse con las mesas contiguas,  no tenían móvil…los padres se alarmaban por su comportamiento. Pero no se marcharon rápido, terminaron sus conversaciones, volvieron al mundo real, pagaron y se fueron.»

 

¿Te resulta conocida esta escena?

 

Sin duda, existen tres elementos clave para el uso de la tecnología, no escritos en los manuales, pero sabes que podrian ser muchos más:

 

Sentido común:

en internet también, como en otras facetas de la vida,  el sentido común tendría que ser un imperativo para acompañar en las decisiones y actitudes a tomar, en cada momento.

 

Responsabilidad:

tan lejana tan a menudo,  el sentido de la responsabilidad hoy es una de las mejores educaciones a ofrecer para enseñar el uso de la tecnología, los peligros de internet y la privacidad a los menores.

 

Ejemplo:

Va para todas aquellas que se quejan de que sus hijos no dejan nunca el móvil y ellas son las primeras que hacen uso, estando en familia, brindando una escena ejemplar.

 

Nos preocupa controlar el móvil de los hijos, saber qué están haciendo en cada momento, a quién escriben, cómo apagar el móvil remotamente, cómo acceder a sus contenidos, conocer con quien se relacionan y sobre todo cuestionar el uso… Clic para tuitear

 

 

Cuando probablemente, estando con ellos, algunos adultos, desconectan de su presencia y se sumergen en sus aparatos tecnológicos en busca de algo más o sencillamente  huyendo, de la realidad.

 

 

 

 

hijos insignificantes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This